No es fácil identificarlos

No es nada fácil identificarlos, pero ahí están. Estamos rodeados de ellos. Pueden ser familiares, nuestra madre, padre, hermanos… algún amigo, o nuestro jefe.

Los perversos narcisistas están en la sociedad, forman parte de ella, y es muy difícil identificarlos. Cambian sus valores, sentimientos o su comportamiento en función de las personas o el contexto que les rodean.

Su apariencia suele ser amable, y hasta pueden fingir compasión y simpatía. Pueden ser seductores, y hasta si es necesario, serviciales, sobre todo si esto les permite alcanzar sus objetivos, normalmente a costa de los demás.

Nunca tendrán en cuenta las necesidades de los otros, ni los sentimientos, salvo para utilizarlos.

Manipulan a su víctima, la aíslan hasta conseguir que haga lo que ellos quiere. Son mentirosos, egocéntricos, pero exigen en los demás la perfección y la verdad. Hábiles con las palabras, manipulan y ejercen el papel de víctima para que les compadezcan.

No tienen valores propios, pero utilizan la moral y los valores de los demás para alcanzar sus objetivos. No les gusta ser el blanco de las críticas, pero critican a los demás. Para crecerse, se alimentan de la víctima, cuanto más la menosprecian, más fuertes se hacen.

No es fácil darse cuenta, pero están ahí, tampoco es fácil deshacerse de ellos, pero se puede escapar de su control.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s